Inicio > Historia > Breve historia de los sellos

Breve historia de los sellos

Antes de que existieran los sellos de correos, lo que se utilizaba eran sellos de manos hechos de madera o corcho, que dejaban una marca en el papel con la ayuda de tinta (antes se hacía con cera, como hemos visto en tantas y tanta películas históricas); se usaban para franquear el correo y verificar el pago del franqueo.

Cuando el servicio postal operó por primera vez, los sobres y sellos aún no existían. La verdad es que a las personas no les gustaba usar sobres porque se consideraban como una hoja de papel adicional que en realidad hacía que el costo total de enviar una carta fuera más caro; por eso, sólo escribían el texto en un papel y lo doblaban, sellándolo a continuación, y luego, la persona que recibiría la carta sería la que pagaría los gastos de envío. Debido a que las tarifas en ese entonces eran extremadamente altas, muchas personas tendían a negarse a aceptar cartas; otras incluso pensaron en escribir códigos secretos para engañar a los servicios postales: en el exterior de la carta, escribían marcas secretas que mostraban el mensaje y todo lo que el destinatario tenía que hacer era leer el mensaje secreto, negarse a aceptar la carta y, por lo tanto, no tenían que pagar nada por ella. Para evitar estas pequeñas estafas, en 1835 Rowland Hill (un maestro de inglés, inventor y reformador social) hizo campaña por una reforma generalizada de la oficina postal, que acabó resultando en la aprobación del Uniform Penny Post; esto implicaba que las tarifas del envío se basarían en el peso en el peso del correo en lugar del tamaño. En 1837, Rowland Hill inventó la primera estampilla adhesiva, el comienzo de la historia de los sellos, por lo que fue nombrado caballero.

El primer sello fue fabricado en Gran Bretaña en 1840. Se llamó One Penny Black, y costaba 1 centavo, como indicaba su nombre, y llevaba una imagen de la reina Victoria. El Penny Black, y muchos de los sellos originales, no venían con perforaciones, por lo que las personas tuvieron que usar tijeras para cortar cada sello de una página de varios de ellos.  El concepto del sello de correos despegó y se hizo muy popular; para la década de 1860, el número de países que utilizaban los sellos de correo como una forma de prepago para el envío era más de 70.  En 1874 se formó la Unión Postal Universal: esto permitió que los países que eran miembros enviaran correos entre ellos más fácilmente, siempre y cuando cumplieran con ciertos términos y reglas. Permitió a los remitentes usar solo una forma de sello en lugar de tener que colocar el sello del país al que enviaban la carta. 

Hacer colecciones de sellos fue algo popular desde el principio, pero se convirtió en un pasatiempo muy popular en la década de 1920, cuando el valor de los sellos comenzó a elevarse. Esto continuó en la década de 1930, pero, cuando el valor de los sellos ha empezado a disminuir, esta actividad también fue perdiendo adeptos. Sin embargo, coleccionar sellos sigue siendo un pasatiempo muy popular hoy en día. La variedad de sellos, la historia, la cultura y la historia que cuentan todavía atrae a personas de todos los ámbitos de la vida a tomar sus pinzas, obtener un álbum de sellos y comenzar a recopilar. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *